Gastronomía

La gastronomía como en cualquier otro lugar de Extremadura se encuentra ligada al cerdo y sus derivados, elementos indispensables de una buena mesa y en otras épocas fuente de sustento de sus moradores.

Una amplia variedad de productos de charcutería desde el jamón, salchichón, chorizo, morcilla de calabaza, lomo de puchero o embochado, torreznos todo ello curado de forma artesanal y que solo la experiencia de los años hace que estos productos sean de la máxima calidad.

Con estos derivados se obtienen suculentos platos desde los más sencillos como las Sopas Claras, Migas de Pan, Migas de Patata o la Chanfaina al típico cocido donde destaca como aspecto curioso "comer el cantero" trozo de tocino que se "pringa" en un extremo del pan.

Pero el queso nada tiene que envidiar a los derivados del cerdo; queso de cabra y oveja elaborados con procedimientos artesanales, cuajados con cardo silvestre o con el estómago de rumiantes, elaborados sobre cinchos de esparto y curados sobre tabla.

Otro tipo de paltos no menos sugestivos que los anteriores son los elaborados con verduras silvestres como espárragos blancos de los riberos del Tajo, espárragos trigueros, cardillos, collejas, ensaladas de berros y fieras.

Importantes son los platos que se rigen por el calendario festivo como los Potajes cuaresmales y los Huevecelos de Semana Santa.

Pero una buena cocina no se cierra sin un buen postre desde los más sencillos como el Ajo Cano pasando por el Arroz con Leche y los Sapillos, postre, este último muy unido a la Semana Santa.

Y por último los dulces que acompañan nuestra mesa y que no faltan en nuestras fiestas, son las tradicionales rosquillas, rizos, mangas, conocidos como los dulce de "Fruta-Sartén".